viernes, 2 de octubre de 2009

En la salud y la enfermedad.


¿ Quien no puede identificar o mas bien relacionar esa pequeña frase con un "hasta que la muerte los separe" ?. Ciertamente el matrimonio es un camino de dos vias y siempre habran de dos cosas; buenas y malas. En lo personal el matrimonio no es algo por lo que pierda la cabeza, en este preciso momento no es algo que me entusiasme ni que me haga soñar horas y horas teniendome con cara de felicidad tan solo de imaginarme vestida de blanco.

Esto es por muchas razones, la principal es porque de momento prefiero la independencia, de un tiempo para aca me he hecho un poquito mas independiente en el aspecto sentimental; no siento la necesidad de querer a alguien a mi lado todo el tiempo apapachandome o diciendome lo mucho que me ama, a pesar de tener a mi pareja no siento que tenga que verlo todo el tiempo como me ha pasado en otras ocasiones.

Justamente en estos ultimos dias pense un poco mas en eso; y les cuento. Hace una semana cai enferma, muy muy enferma. Dure 5 dias con fiebre de mas de 39, no podia comer porque todo lo vomitaba, no podia dormir porque me dolia mucho la cabeza, no podia moverme porque me dolia todo el cuerpo... en fin me dio algo llamado dengue hemorragico. Cada dos dias he tenido que recibir un piquetito en mi brazo para que analize mi sangren y poco ha faltado para que me canalizen.

Creo que esto no lo hubiera superado de no ser por mi madre, desde el segundo en que cai en la cuenta de mi situacion ha estado al pendiente de mi y ha hecho todo lo que esta en sus manos para apresurar todos los procesos, mi recuperacion, las salidas al hospital, las filas para las consultas; en fin hace y deshace y yo le estoy completamente agradecida en este momento. Sin embargo me di cuenta de una cosa, y es que los hombres no sirven para las enfermedades.

En uno de estos dias mi padre tuvo el deber de cuidarme durante toda la tarde, no niego que al principio me senti un poco mas segura de tenerlo ahi para mi por si pasaba cualquier cosa. La verdad es que no hay tanta diferencia a si no hubiera estado ahi, solo sentado esperando a que le diera instrucciones o le externara que tan mal me sentia (porque habrian de saber que en ese momento no habia forma en que pudiera sentirme bien).

Cuando me acompaño a recoger unos analisis de sangre le tuve que dar instrucciones de a donde ir o con quien porque solo se quedo parado viendome, esperando... No digo que no estoy agradecida con el, porque tambien lo estoy. Siempre estuvo disponible a apartarse un ratito del trabajo y venir por mi a la casa para llevarme al doctor y regresarme. Pero por lo demas no sabe tratar ni con las enfermedades ni con los enfermos.

Y asi estuve pensando en los hombres que conosco; algunos le tienen miedo a las inyecciones (pero cuando les digo miedo creanme que es miedo), otros se desmayan con la sangre, otros no saben ni prender la estufa como para calentar un poco de agua y aunque sea ofrecer un te en momentos de dolor estomacal, otros aunque sepan no se acomiden si no les pides especificamente que hagan tal o cual cosa ellos simplemente no dicen ni hacen mucho.

Creo que solo son de compañia, se sientan a tu lado, te miran, sonrien, dicen algun comentario que podria ser o no lindo con el fin de hacerte sonreir o incluso reir a carcajada tendida pero por lo demas en verdad creo que los hombres no sirven para las enfermedades a menos claro que sean ellos los enfermos porque solo tienen que dejarnos las cosas a nosotras y ya nos haremos cargo. Como siempre aclaro, admito que tambien hay mujeres que no saben que hacer en esos casos, entran en panico y al final hasta ellas se enferman,

Pero eso me hace pensar mucho en eso del matrimonio, ¿en la riqueza y en la pobreza? ¿en lo bueno y en lo malo? ¿en la salud y en la enfermedad? osea, ¿cuantas de esas veces sera real? ¿o que tan complicado sera cumplirlo? Quiza deberia ser un contrato con letras pequeñitas pequeñitas que dicen algo como " siempre y cuando les digas que, cuando y como deben hacer las cosas " (porque aunque la palabra compromiso exista, la iniciativa pasa a perder importancia en ellos). Y ahora si... hasta que la muerte y la amargura los separen.

¿ Sera ?

6 Sofisticadas Opiniones:

Ann dijo...

y ahora como estas? espero que super bien gracias a los cuidados de tu madre. te deseo pronta recuperación.
totalmente de acuerdo contigo en esto eh, bien dice mi papá, ami hablame si necesitas que te lleve o te cargue al doctor, pero no me pidas mas por que seguro lo hare mal (entiendase no a tu entero gusto). en fin, mi papi siempre corre cuando una de nosotras esta malita.

Sophia! dijo...

Que bueno que ya estás mejor Bonboncito!! y a seguirse cuidando..

Como siempre, tienes los dedos retacados de razón, los hombres se convierten en niñas en cuanto ven una inyección y en eso de que no tienen iniciativa, bueno, ya ni que decir verdad.

Recuerda que, unos en grados menores y otros en grados mayores, pero siempre ven a las mujeres como si fueran sus madres...

Ela dijo...

=)

!ván dijo...

Hola bonbon!
Ya estas mejor? Si esas preguntas de en la salud y en la muerte y bla,bla,bla...Son en muchas ocasiones ideales, en eso quedan, pero eso si, de muchas parejas que conozco solo existe una que deveras se hicieron para uno,esa pareja que les menciono volvieron hacer su juramento y se volvieron a casar a los 50 años, solo asi sé que hay una leve esperanza de que si exite un verdadero amor.

Señorita Morfina dijo...

Cuando leí el post, no podía dejar de pensar en ya-sabes-quién y no porque la descripción que hiciste le quede, sino que fue todo lo contrario; en todo el tiempo que estuvimos juntos me llegué a enfermar muchas veces, sólo un par de esas veces me puse realmente mal, y esas veces estuvo conmigo, me cuidó, me consintió, estaba al pendiente, me tomaba la temperatura y no le importaba que lo contagiara de lo que fuera que tuviera. Igual cuando fueron simples gripitas me cuidó: no comas cosas heladas, tómate el medicamento, dile a tu mamá que te inyecte, vamos al doctor.

De verdad poquísimos hombres son así, por eso es que le estoy agradecida en muchas cosas, aunque sus errores hayan sido más, siempre sabía cómo minimizarlos con esos detalles (:

un beso.

Penny Lane dijo...

Pues si tienes razòn, y como bien dices, siempre hacen un comentario sea o no lindo, nunca falta el buen imprudente, yo prefiero que el novio no venga a la casa, para que me halle toda moquienta y bien greñuda (màs que siempre jaja), de todos modos me va a hacer sentir incòmoda su presencia.