miércoles, 2 de septiembre de 2009

Un post -corto- de película

How happy is the blameless vestal’s lot!
The world forgetting, by the world forgot.
Eternal sunshine of the spotless mind!
Each pray’r accepted, and each wish resign’d.

- Alexander Pope.



Anoche vi Eternal sunshine of the spotless mind y no pude evitar sentirme identificada. Para quienes ya vieron la peli, saben que Joel contrata un servicio el cual le garantizan olvidar a Clementine, quien por cierto, ya olvidó a Joel -bajo el mismo procedimiento- (quien no la haya visto, ya lo sabe)... total, me sentí identificada porque a veces de verdad desearía que existiera una clínica así, para llegar y entonces poder olvidar todo en una noche.

Pues bien, mientras veía cómo borraban a Clementine de los recuerdos de Joel, no pude evitar preguntar: ¿por qué? si eran tan felices y pasaron momentos tan bonitos, ¿por qué borrarlos?. Entonces recapacité: definitivamente no me gustaría que borraran absolutamente nada de mi mente, ya que ahí tengo guardadas tantas cosas, sin las cuales mi vida sería tan insípida. Son esas pequeñas cosas, pequeños detalles y/o momentos que llegamos a vivir con alguna persona. Si yo recurriera a alguna clínica de ese tipo, estaría como Jim Carrey, huyendo de los "borradores", escondiéndome en otros recuerdos; todo con tal de no olvidar. Porque después te das cuenta de que por mucho daño que te haya hecho, es un recuerdo que quieres conservar, y es que vivimos basandonos en una serie de eventos, que afortunados o no, son nuestros recuerdos, nos pertenecen y queramos o no, son momentos de los que aprendimos cosas buenas y cosas malas, que nos divirtieron o nos hicieron llorar, que nos enseñaron a amar y, por qué no, también a odiar.

Olvidar un viaje porque discutieron, olvidar una comida porque no te veía a los ojos, olvidar un hogar porque creían ya no ser felices, no son razones suficientes. Siempre hay algo mas allá, no todo puede ser malo, los momentos buenos debieron predominar, y esos son los que uno debe conservar, guardar y cuidar de ellos. De los malos solo debe aprender, y dejarlos ir solos con el tiempo.

No cabe duda que cada día odio mas Holliwood y sus películas cliché, llenas de basura romántica solo siembran en mi la envidia, aunque fuera de eso lo acepto, hay películas tan lindas que siempre te dejan un mensaje de una manera u otra: Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, definitivamente es de mis favoritas (:

¿Puede llegar a ser tan grande el dolor que te provoque una persona como para querer olvidarte completamente de ella?

4 Sofisticadas Opiniones:

Bonbon Amér dijo...

yo creo ke si puede llegar el dolor a ser ASI de grande, pero en ese instante... los sentimientos lejos de desaparecer por si solos se limitan a bajar el nivel de dolor ke nos pueden causar

si te rompen el corazon poco a poco sanara, si desgarran tu alma poco a poco se reconstruira... sin embargo son esos momentos tan dolorosos los ke nos hacen fuertes

los ke nos demuestran ke somos capases porke nos sabremos ke podemos ponernos de pie nuevamente como ya lo hemos hecho antes

ciertamente me han hecho llorar, me han humillado, me han lastimado de diversas formas pero sigo en pie

y mas ke triztesa de recordar me da confianza saber ke aun despues de eso ke en su momento desee olvidar con todas mis fuerzas es ahora ke sigo de pie

un beso nena ya sabes ke te kiero mucho

Sophia! dijo...

Tiene razón Bonbon Amer, yo también he deseado borrar a cierta persona, que quien sabe como, pero es imposible....
El chiste es aguantar, soportar y esperar a que el tiempo transcurra y la importancia que tanto tenía esa persona, disminuya tanto hasta que desaparezca el dolor...

ANYELYT.. dijo...

Conforme pasa el tiempo el dolor es menos.
SALUDOS niña.

Maggie Kauffman dijo...

Yo si quisiera poder olvidar a 2 personitas. Como bien dices hay recuerdos buenos y malos, pero en mi caso los 2 tipos de recuerdos son como fantasmas que no me dejan vivir ya que se aparecen en todo momento, ha pasado el tiempo y a veces duelen menos pero justo ahora no me dejan vivir en paz.